Anexo: La Sopa de Piedras

Había una vez un país que acababa de terminar una terrible guerra. y como imaginarán, el resultado era enfermedad, dolor, rencor, egoísmo, pobreza (pues los campos no podían ser sembrados al haber quedado destruidos), etc. y por supuesto… mucha hambre. A este país llegó un soldado en estado lamentable: agotado, harapiento y muerto de hambre. […]